Destino… Lima

Siempre que viajo a algún lugar,visito los centros históricos, para tener una primera visión lo mas depurada posible de los que es el país, de como cuidan sus monumentos, iglesias, árboles, jardines..

La celosía no constituye un espacio arquitectónico, sino más bien un elemento de cerramiento que emplea la arquitectura.

La Real Academia de la Lengua, define a la celosía como un «enrejado de listoncillos de madera o de hierro que se pone en las ventanas de los edificios o de otros huecos análogos para que las personas que están al interior vean sin ser vistos».

La palabra celosía tiene su origen en la palabra celo, que proviene del latín Zēlo que significa «ardor, celo» y este deriva de la palabra griega ζῆλος que significa «hervir».

Los obreros andalusíes fabricaron celosías tanto en ladrillo de mampostería como
barro de hormigón, yeserías, hierros forjados, etc…

Las celosías se utilizaban para cubrir los vanos, y se construían en forma de tablero calado a los fines de que no se viera de afuera para adentro. En la composición, su formato suele ser geométrico, con la repetición infinita del motivo elegido, también se las diseñó con motivos vegetales y epigráficos.

En España también, son característicos los conventos y el arte expuesto en sus vanos.